Dioses II – Olivier y Lucas 1

    Unos ojos oscuros e inocentes, miraban recelosos a lo largo y ancho de la avenida. La noche estaba en pleno apogeo y los transeúntes de la ciudad eran escasos. El hombre avanzó sigiloso como la muerte. Sin ser detectado por ninguno de los borrachos, prostitutas y juerguistas que se cruzaron en su camino. Sabía lo que buscaba y no tardó en encontrarlo. Un olor penetrante recorrió su cuerpo, entró por la nariz, llegó al cerebro y le bajó hasta los testículos. Él estaba cerca… Su sangre latía fuerte y el ritmo del corazón lo acercaba a su destino. Era increíble la capacidad de atracción que aquél humano ejercía sobre un vampiro. Los pasos de Olivier, se aceleraron. La sangre ingerida recorría, tibia y caliente su muerta figura. Acababa de alimentarse y su hambre saciada lo animaba a complacer otros apetitos más lascivos… Seguir leyendo