Durias I

    Hace muchísimo tiempo conocí a un chaval encantador. Una de las cosas que más me gustó de él era su capacidad para coincidir conmigo en gustos… Fue el primer hombre que posó desnudo para mí en unas fotos. No son buenas, claro que ha pasado mucho tiempo y éramos pequeños, pero no importaba eso. De todas maneras las cosas se torcieron desde el principio y descubrí a un egoísta bastante vacío. Me hizo sentir mucha rabia y demasiada intriga, lo que conllevó a un enganche que todavía no he podido resolver. Seguir leyendo