Durias II

    Me has dejado tremendamente impactado con nuestra charla. No entiendo que me consideres un cabrón. Reconozco que no soy un angelito, pero nunca me he portado mal contigo de verdad. Quizá he tenido un par de ataques de mujer despechada, pero le he estado dando vueltas y no sé a qué te refieres. Fuiste tú quien no quiso tener una relación conmigo y querías tener todo en secreto, no yo. Siempre lo achaqué a que éramos pequeños y parece que no.

    Por supuesto que me tomo licencias creativas y que si digo cosas que no debo, las corregiré. Sin embargo es raro que me tomes por mala persona, parece que no nos conocemos. De ahí esta diatriba personal. Seguramente yo no me abrí lo suficiente a ti o di por entendidas cosas que no estaban claras, eso sí suelo hacerlo. Todo esto me llevó a intentar contactar contigo, darme cuenta que siempre he sentido una debilidad por tú persona que jamás expresé como debía. Seguir leyendo