El Arte De Decir Que Sí II

  1.     Los cobardes no son sexys, tienden a ser ignorados, así que ya sabes lo que deberías hacer. No pierdes nada por intentarlo, conoces mi respuesta de antemano pero no eres capaz de echarle huevos… ¿Por qué? ¿Es que te gusta sufrir? Eso es lo que parece, conozco la historia, tú me la has contado pero no haces nada. Me encantaría que te expresases, que me contaras lo que ocurre en tu cabeza y el motivo por el que ya ni siquiera me miras. Si realmente te sientes avergonzado o no confías en tus posibilidades eres más pequeño de lo que pareces. Haciéndote el responsable no consigues congraciarte conmigo. Lo único que tienes que pensar es en hablar conmigo sinceramente. Seguir leyendo