El Arte De Decir Que Sí II

  1.     Los cobardes no son sexys, tienden a ser ignorados, así que ya sabes lo que deberías hacer. No pierdes nada por intentarlo, conoces mi respuesta de antemano pero no eres capaz de echarle huevos… ¿Por qué? ¿Es que te gusta sufrir? Eso es lo que parece, conozco la historia, tú me la has contado pero no haces nada. Me encantaría que te expresases, que me contaras lo que ocurre en tu cabeza y el motivo por el que ya ni siquiera me miras. Si realmente te sientes avergonzado o no confías en tus posibilidades eres más pequeño de lo que pareces. Haciéndote el responsable no consigues congraciarte conmigo. Lo único que tienes que pensar es en hablar conmigo sinceramente.
  2.     No te hagas de menos ni te creas que ser bi es algo malo. Las decisiones de mi vida las tomo yo. Nuestro buen rollo no permitas que lo jodan terceros, por mucho que ellos te hagan chantaje emocional y te digan que se apartan del camino de sus colegas. Él no tiene lo que me gusta y me hace falta… ¿Cederías tu puesto por alguien incapaz de dar el paso que necesita? Entiendo que eres bueno, pero no seas idiota. Yo no soy una mujer, conmigo debes hablar. No hay otra solución, por mucho que saques pecho y me arrolles con tus deseos… Si eres incapaz de hacer y no insinuar…
  3.     Tengo la sensación que me tomas el pelo… ¿De verdad te crees que puedes? 😀 Supongo que eso es lo que me resulta tan divertido de ti. Siempre pensando que estás por encima de los demás. Entiendo que seas alguien increíblemente guapo, pero eso no te permite ser completamente ignorante. No hay nada más poco interesante que un bellezón sin conexiones neuronales. Así que supongo que me quedo con la mejor parte, te veo y no necesito hablar contigo para que me demuestres lo poco inteligente que eres. Sólo lúcete y yo disfruto.
  4.     Alguien que me ha quitado tanto y que se ha interpuesto tantas veces entre mi felicidad y yo no es mi amigo. Piensa que te mereces las cosas que te ocurren, pero no porque te hayas portado mal, más bien porque no sabes portarte bien. Para las personas como tú la felicidad no puede llegar, vosotros mismos os lo trabajáis. No es que fuese injusto, es que sois un poco negados para aprovechar esos momentos de felicidad y las buenas elecciones. Deja de intentar que los demás no te cambien y amóldate tú un poco que estás muy solo. Ese marido no te lo mereces, lucha por estar con él y aprende a ser normal. El egoísmo es desagradable.
  5.     Creía que eras alguien especial, pero has dejado claro que sigues siendo un chavalín irresponsable. Si quieres que hablemos pide perdón, yo lo hice aunque no consideraba haber hecho algo malo. No te impongas a mí, entiendo que eres un creído y poco más que un genio en ciernes. Sin embargo ya tienes todo lo malo de los grandes pretenciosos. Entiendo que realmente tienes una gran capacidad artística, no necesitas demostrarlo a todas horas, eso es inseguridad y no pega nada con el resto de tu actitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s