Vanilla Boy II

    La historia de este chico conmigo comenzó en el año 2008.

    Ya en aquél entonces yo buscaba mi inspiración en donde podía y descubrí la maravillosa anatomía de Vanilla.

    Al principio sólo era una especie de acuerdo… Él trabajaba, yo miraba y cuando podía pagaba por ver más de lo que se muestra a simple vista. Seguir leyendo

Azabache

    Llegados a este momento pasó algo muy curioso, según lo pienso hoy, no lo es tanto después de todo lo que os he contado, pero en aquél momento lo viví como si fuese un gran impacto en mi cuerpo astral.

    Un collar de piedras negras apareció ante mis ojos. Cada una de ellas de una forma distinta, engarzadas en una cadena de plata brillante.

    Se fueron aproximando a mi cabeza y me incliné para que pudiese colgarse de mi cuello. Seguir leyendo

El Hormiguero Asoma La Cabeza Hacia La Normalización.

    Bueno, parece que empiezan a cambiar un poquito las cosas.

    El día 22 vinieron al hormiguero Adam Sandler y Jennifer Aniston, contra todo pronóstico el caballero preguntó a las hormigas si alguna de ellas era gay (Barrancas), después de un No rotundo por parte de la hormiga… Acabaron dándose un beso de película. 😉

    No solo fue un momento divertido, también parece que su “discriminación positiva” empieza a desaparecer, lentamente y ha tenido que venir Adam para poner un poco de orden, pero bueno pasito a pasito se llega muy lejos. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 7

-“Vale, aquí hay muchas cosas que no cuadran.”- Intervino Olivier. -“¿Cómo es que Lucas puede ver el aura de Tildy y no la mía o la de los demás?”-

-“No lo sé, ya os he dicho que parece un ojos de gato y no lo es…”- Respondió Fer.

    Todos se miraban los unos a los otros con intriga, allí parecía que Fernando y Rosa eran los únicos que tenían claras las cosas. Lucas y Oli estaban empezando a plantearse que ese gran misterio era el causante del ataque que habían sufrido. Tildy cogió el libro de Laudiel que reposaba en la mesa tranquilamente, esperando encontrar alguna respuesta. Si uno de ellos era para la raza de Fernando… ¿El otro?

    Cuando abrió el libro por la primera página un fulgor blanco apareció en el salón, la luz era tan intensa que les obligó a cerrar los ojos. Instintivamente intentó cerrarlo, pero sus manos no se movieron. Tildy estaba totalmente paralizada de cuello para abajo.

    Fueron abriendo los ojos poco a poco, el brillo estaba desapareciendo y en su lugar se hallaba la imagen de un acantilado, la sensación era embriagadora, hipnotizante, todos los presentes se hallaban extasiados observando el verde campo que se veía en lo alto del precipicio, las olas chocaban contra las rocas y el ruido los llegaba muy nítido. Estaban mirando al frente, sabiendo lo que tenían debajo. Lucas empezó a temblar al acercarse la imagen al borde, Oli lo agarró fuertemente por la cintura y las manos del gato se aferraron a las de su novio, el vértigo lo paralizaba. Seguir leyendo

Cornalina

    Para poder enfrentarme a la raíz del problema debía conocer las armas de mi enemigo.

    Una piedra apareció flotando frente a mis ojos, era de un naranja traslúcido y su embriagadora presencia inundó mi mente.

    Comenzó a escribir palabras en el aire con su luz:

(Plural), (compararse contigo), (yo, yo, yo), (creerse por encima de ti), (dar por sentado), (puntos de sugestión del cuerpo), (emular tus virtudes), (ser egoísta), (pisarte), (proyectar), (ver su maldad en ti), (control mental), (obligarte a ponerte en su lugar), (ocupar el tuyo), (interponerse entre los hombres y tú), (humillarte), (verte por encima de ellos para justificarse en su complejo de inferioridad) Seguir leyendo

Druidas II – Eusebio 7

-“¿Bueno y qué te parece vivir en un nogal?”- Preguntó Eu.

-“De momento bien, aunque debería acostumbrarme a lo de la presencia inteligente en mí casa… Claro que estoy pensando en cómo se lo voy a explicar a mis padres…”- Respondió Sebas cabizbajo.

“Sospecho que eso no lo vas a tener que hacer.” Dijo Crisor entre dientes mientras Sebastián le rascaba detrás de las orejas.

-“¿Cómo sabes eso?”- Exclamó el muchacho.

-“¿Cómo sabe el qué?”- Preguntó Eu.

-“Que no tengo que decirles a mis padres que ahora vivo en un árbol en nuestra casa del campo.”-

(Bueno, seguro que es por el hechizo escudo que se ha creado.) Dijo Fam tan tranquila formándose de golpe frente a ellos. Seguir leyendo

Berilo

    El conocimiento me dio poder, el de concentrar mis energías en lo que yo considerase oportuno.

    En aquél momento volvió a caer una piedra en mi mano. Con el ónice en la derecha que me ayudaba a no perderme en tribulaciones, una masa amarilla con forma de prisma, aunque no lo era, se hallaba ahora en la izquierda.

    El berilo se presentó cantarín, decidido a convertir mi esfuerzo en algo de provecho. Lo primero que quiso fue demostrarme que cuanta más información tenía, mayor era mi trastornada reacción posterior. Debía estar conectado con el exterior y no verme influenciado por él. Seguir leyendo

Druidas II – Eusebio 6

    Las cuatro ninfas se pusieron al rededor de la mesa y captaron la atención de los dos humanos presentes.

‘Como sabéis, nosotras somos una extensión de la madre naturaleza, la forma mágica que tiene de hacerse real y somos capaces de sentir cosas que no pueden muchos otros seres. Bueno, pues La Tierra es un ser vivo y nosotros habitamos su cuerpo como los ácaros el de los humanos, para poneros un ejemplo.’

-“Vamos a ver Elia, ¿nos estás diciendo que este pedazo de roca que flota en el espacio tiene vida propia e inteligencia?”-

‘Sí Eu.’

[En realidad todos los planetas son inteligentes] Intervino Prul.

-Sí, pero debemos centrarnos en éste.- Imprecó Niri. -Lo que os vendría bien imaginar es un ser que no necesita respirar para vivir, que le gusta la soledad y lo único que necesita para subsistir es la energía de una estrella cercana.- Seguir leyendo

Lapislázuli

    Toda la fuerza de voluntad que había estado dejando que se marchase acudió a mí de forma tranquila pero constante.

    Todas las conexiones con las piedras se deshicieron poco a poco y mi consciencia se concentró en acumular conocimiento.

    Una roca azul cayó sobre mi abdomen como un meteorito en la luna, sin embargo no dejó cráter en mí ser astral. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 6

    Fernando comenzó a decirles lo que sabía sobre las historias personales de los cuatro.

    Tildy, al decirle que sentía una gran afinidad por ser los dos entidades del fuego, pero que no sabía con exactitud que ser se suponía que era, se quedó pasmada. Lo que sí tenía claro es su capacidad para controlar este elemento y que debería informarse sobre estos elementales.

    Rosa estaba un poco flipada y Fer, esperó que reaccionara a base de preguntas del tipo: “¿Nunca has probado a recitar hechizos? ¿Has conseguido hacer algo más a parte de leer la mente?” Sus monosílabos no dejaban lugar a dudas, mejor en otro momento.

    De lo que más sabía era de los que ocurría con Olivier. Seguir leyendo

Druidas II – Eusebio 5

-“Tío debemos ver tú nueva casa, estoy impaciente por saber cómo han quedado las cosas por dentro.”- Comentó Eu como si tal cosa.

    Sebastián echó a correr en dirección a la entrada y volvía a estar cerrada, el porche se encontraba allí pero la puerta no. Empezó a pensar cómo era posible que las raíces fuesen tan planas en aquella zona y lo molesto que sería sentarse en un brote verde del banco, cuando su mano se aposentó en el tronco vivo del árbol que era su casa.

    Un escalofrío lo recorrió de arriba abajo, abrió los ojos y un mundo de color apareció en su mente. Podía verlo todo con otra mirada, los brotes del banco cayeron lánguidamente y resurgieron en el techado del porche con toda su vitalidad. Las ramas que lo cubrían tenían hojas y estaban vivas, pero la gran explosión verde se hallaba mucho más arriba.

    Sebas tuvo claro que tenía una casa inteligente. Una miríada de colores cayó en cascada sobre su cabeza, como si el nogal estuviese riendo. Le pidió permiso para entrar y la puerta se abrió tranquilamente. La casa estaba intacta, solamente que ahora era de madera viva y había asimilado los muebles, no así con los objetos, cosa que llamó la atención de los dos. Seguir leyendo