Dioses IV – Tildy 7

-“Vale, aquí hay muchas cosas que no cuadran.”- Intervino Olivier. -“¿Cómo es que Lucas puede ver el aura de Tildy y no la mía o la de los demás?”-

-“No lo sé, ya os he dicho que parece un ojos de gato y no lo es…”- Respondió Fer.

    Todos se miraban los unos a los otros con intriga, allí parecía que Fernando y Rosa eran los únicos que tenían claras las cosas. Lucas y Oli estaban empezando a plantearse que ese gran misterio era el causante del ataque que habían sufrido. Tildy cogió el libro de Laudiel que reposaba en la mesa tranquilamente, esperando encontrar alguna respuesta. Si uno de ellos era para la raza de Fernando… ¿El otro?

    Cuando abrió el libro por la primera página un fulgor blanco apareció en el salón, la luz era tan intensa que les obligó a cerrar los ojos. Instintivamente intentó cerrarlo, pero sus manos no se movieron. Tildy estaba totalmente paralizada de cuello para abajo.

    Fueron abriendo los ojos poco a poco, el brillo estaba desapareciendo y en su lugar se hallaba la imagen de un acantilado, la sensación era embriagadora, hipnotizante, todos los presentes se hallaban extasiados observando el verde campo que se veía en lo alto del precipicio, las olas chocaban contra las rocas y el ruido los llegaba muy nítido. Estaban mirando al frente, sabiendo lo que tenían debajo. Lucas empezó a temblar al acercarse la imagen al borde, Oli lo agarró fuertemente por la cintura y las manos del gato se aferraron a las de su novio, el vértigo lo paralizaba. Seguir leyendo