Animales Domésticos IX

    Llegados a este momento, a mi madre dejó de asustarle los hurones y lo cambió por adoptarlos, mimarlos y fotografiarlos.

    Yo estaba muy cansado de que pasasen frío en invierno, busqué opciones y acabé comprando una especie de saco de dormir en la tienda donde compré a Gea.

    Para ellos fue el gran descubrimiento, desde ese momento no paraban de meterse en ella… Hasta para ocultarse de la luz de la habitación. Seguir leyendo