Animales Domésticos XI

    Una de las cosas que podéis esperar de estos seres tan geniales que he descubierto, son sus cariños, mimos o como los queráis llamar: “expresiones de amor”.

    Son muy tiernos a la hora de hacerte mimitos y saben que lo mejor es frotar la cabeza contra ti cual gato encariñado, salvo que los felinos te restriegan el cuerpo entero y estos sólo la cabeza.

    Si los pillas muy bien o recién levantados te pueden hacer la croqueta, se rebozan como si fueses un baño de arena y aprovechan para rascarse.

    El colmo de esto es el macho blanquito que tengo en casa, que por cierto ya se le nota el cambio de pelaje en las fotos ¿verdad?, él aprovecha la coyuntura y te empieza a lamer el brazo cuando lo estás acariciando, así como con premura.

    Él piensa que ya que tiene que dejarte que lo sobes, por lo menos debes hacer algo útil y rascarle, ¿no?

    De tal manera que con los lametones en el brazo te va indicando donde le pica y dónde debes parar. Como podéis comprobar soy un rasca-hurones muy efectivo a estas alturas.

    Gea es un poco más independiente y no espera nada de ti, aún así se lo hago para que disfrute tanto como Horus, que es una celosa y me mira mal.

    ¡LOS HURONES PUEDEN ACHINAR LOS OJOS CUANDO SE ENFADAN!

    Ese es un tema que me sigue fascinando, te miran, entornan los párpados y acto seguido hacen algo que saben que no te gusta.

    Aunque lo mejor de ellos es verles interactuar, podría pasarme el tiempo mirándolos jugar, dormir o lavarse el uno al otro.

    ¡Hay que ver lo cariñosos que son!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s