Dioses VI – Facundo E Isadora 3

    Olivier estaba con la mosca detrás de la oreja…

    ¿Llevaba demasiado tiempo en el mundo humano o realmente la transformación le había hecho cambiar tanto que ahora veía las cosas de otra manera?

-“Hola, hijo. Nos han avisado de tu visita.”- La voz de Pierre resonó en la estancia.

    Una sola habitación escavada en la roca era lo que se veía a simple vista. Tenía antorchas repartidas cada pocos centímetros, en el centro se hallaba una mesa con todo tipo de frutas y verduras crudas.

-“Sentimos no tener otra cosa, pero los humanos no suelen venir de visita social.”-

    La voz de Alana, la madre de Oli endulzó el ambiente en cuestión de segundos, sus profundos ojos rojos de mirada esquiva conseguían mantener a todo ser vivo concentrado en su persona. Seguir leyendo

Petalita

    El aleteo de un ave me sorprendió al dejar de llorar.

    Una masa informe bajaba flotando hasta mis manos, en su exterior parecían haberse formado un par de alas grandes que lo ayudasen a descender.

    La petalita es una sanadora  y la mejor forma de curarse es saber la verdad.

    Si todo aquello había comenzado en mi infancia, por mucho que yo quisiese, debía recurrir a cambiar el hecho fundamental que había construido las experiencias.

    Mientras aquello no lo modificase seguiría haciéndoles daño y dejándome machacar por culpabilidades que no debían existir.

    La tristeza desapareció y su lugar lo ocupó el enfado. Seguir leyendo

A. I

    Hoy quiero hablaros sobre el primer hombre que me enamoró, A.

    Creo que nos ha pasado a todos en algún momento dado, el primer profesor/a, el hermano/a de un amigo/a, sean mayores o pequeños dependiendo del caso, claro está.

    En esta ocasión es el hermano mayor de una amiga.

    Esta chica debo reconocer que tiene dos hermanos mayores de rompe y rasga, pero uno de ellos es bastante estúpido con respecto a mí, mientras que el otro que es de quien os hablo, me parece fascinante.

    Siempre le ha gustado mucho hacer ejercicio y tiene un cuerpo muy bonito, algo sencillo en quien no para, pero lo que siempre me ha enganchado son dos cosas muy distintas a eso, su pelo canoso siendo muy jovencito y unos ojos marrones con vetas verdosas.

    Ahora cada vez que escucho esa canción de Shakira me acuerdo de él y es una lata. Seguir leyendo

B. III

    He estado esperando el momento oportuno y las ganas para seguir con esta historia.

    Aunque ya os he hablado sobre este chaval, y aunque no esté puesto con su nombre hay varios post publicados por y para él sin nombrarlo…

    Me proihibió terminantemente que hablase de él en mi blog, sospecho que eso de no poder follarme y no haberme doblegado le ha hecho estar rencoroso.

    Lo que más curioso me parece es que nadie sabe que es él, salvo que él lo haya dicho al resto, así que debe haber abierto mucho la bocaza y le debo poner en un aprieto…

    ¡Esto empieza a ser divertido!

    ¿Hay algún comentario con nombre y apellidos?

    ¡Ah! No. Seguir leyendo

Dioses III – Sueños 2 – Pedro

     Un precioso globo blanco. Un enorme y estático balón, flotando sólo en esa inmensidad que es el espacio exterior. Algo enorme que se vuelve pequeño cuando cambias tu prisma.

    ¿Cómo era posible aquello?

    Él era un simple ser humano, no debería tener la capacidad de comprender la magnitud de sus sentimientos ni de sus pensamientos.

    ¿Es posible comprender y asumir la inmensidad?

    Sentirse como una mota de polvo con la habilidad de cambiar el entorno, con la innegable sensación de vacío que ello conlleva y el inevitable escozor en la parte trasera de la cabeza, como si su cerebelo estuviera haciendo horas extras. Seguir leyendo

Serafinita

    La pirámide cayó entre los brazos extendidos del tigre que había dejado apartada la Shattuckita.

    La imagen de una explosión controlada se hallaba en su interior, como si de una noche eterna hubiese surgido un resplandor esmeralda debido al enfrentamiento entre las moléculas del vacío.

    Así me llegó su nombre, cual estallido en mi cerebro, serafinita y estaba aquí para mostrarme el avance en el terreno que realmente era importante, los objetivos conseguidos.

    Si L.L. me había dado las llaves de la puerta, esta singular pirámide estaba abriéndola sin miramientos.

    Las fotografías de momentos imborrables se apretujaban en mi visión periférica, a mí alrededor y en mi interior. Seguir leyendo

M. II

    Bien, tengo una de esas noticias…

    Hay una frase que siempre se dice y que yo nunca creí del todo, llega un momento en que todos tus amigos y conocidos se ponen a procrear.

    Los niños nos invaden.

    ¡Es real!

    El responsable de este mal aprieto al que me enfrento, mi complejo de Peter Pan lo está pasando realmente mal, es Paco pero el legado lo siguió M. Seguir leyendo

S.A. V

    Bueno, las cosas no parecen ser tan rápidas como me temía.

    S.A. todavía no se ha largado y he empezado a relajarme porque me jodía que se fuera.

    Eso me ha permitido darme cuenta de lo a gusto que estoy con él, hasta cuando se mete conmigo. 

    Tengo la sensación de que no se dio cuenta que mi anterior post era frío por querer decirle que no pasaba nada, que seguiríamos en contacto.

    Otro de mis amigos me está dando la barrila y demostrándome lo poco que trasmito a la hora de dejar claras las cosas… Seguir leyendo

Fluorita

    La fluorita apareció en mi sistema estelar para aclarar las cosas.

    Ahora nadie podía influirme de mala manera sin que yo lo supiese.

    Pero lo importante no era eso…

    Sí, había descubierto mi potencial como manipulador climático, no pondré la manera puesto que es algo que sólo hago yo, pero os diré que no siempre puedo.

    Lo que más me gustó tiene nombre y apellidos L.L.

    Trabajaba conmigo y era un tío estupendo, tenía serias dudas sobre lo que sentía al respecto de mi persona y no tuvo el valor de dar el paso más importante, sin embargo me ayudaba mucho desde las sombras. Seguir leyendo

Druidas III – Miguel 2

    Sebas dejó los papeles en la mesa y prestó atención a la discusión de los otros.

-“¿Cómo sabes eso?”- Quiso saber Eu.

-“Me lo han dicho.”-

-“¿Quién?”-

-“Eso no te lo voy a decir. Sin embargo sí os comunicaré que yo antes de ser druida era y sigo siendo un hombre lobo.”-

    Las caras de los dos humanos se desencajaron de nuevo y se quedaron sin habla. Lo que le permitió a Miguel explayarse de cualquier modo. Por lo visto él pertenecía a dicho pueblo desde su nacimiento. Controlaba mucho su parte lupina por haber nacido con ella, la sorpresa fue cuando comenzó a notar que podía hablar con los demás animales y las plantas. Seguir leyendo