Las Pretensiones

    Dentro de un grupo de amigos que tengo, hay un ser excepcionalmente ignorante, es una de esas personas que siempre creen que los demás deben estar por debajo de ellos puesto que son patéticos.

    Reconozco que es un ente que sin pena ni gloria pasaba por el borde de mi existencia y no resultaba especialmente molesto. Sin ser alguien de fiar, tampoco demostraba especial interés en que lo tuviese en cuanta, algo que yo agradecía de manera efusiva.

    Un día, uno de esos conocidos a los que me refería en un principio, decidió que debíamos saber algo el uno del otro y empezó a contarle cosas sobre lo que yo hacía o dejaba de hacer.

    Por supuesto, yo no sabía nada de esto, pero sobreentendía que igual que ellos hablaban de él de forma natural conmigo, lo mismo ocurría en el sentido contrario… Seguir leyendo

Animales Domésticos XV

    Hoy os quiero presentar a Lyly, la perra de mi primo.

    Quiero que esa última frase la entendáis por sus dos significados, dejando claro que a la cánida la quiero y que mi primo es un amor, pero un poco cabrón. 😉

    Él y su novia Gema nos la trajeron con pocos meses a casa para que mi madre la conociese, algo que es de agradecer porque viven a una hora en metro de nosotros.

    Es un bombón muy dulce la tía. Sabe cómo ganarse a cualquiera con esa mirada lánguida, ese pelo suavecito y su ímpetu por jugar. Seguir leyendo

A. II

    No tengo remedio, está clarísimo.

    Cada vez que me lo cruzo sigo preguntándome el motivo por el que no da el paso y cómo es posible que después de tanto tiempo siga deseando verlo desnudo frente a mí.

    Reconozco que nunca he tenido problemas con aquello de estar con varios tíos al mismo tiempo, y que todos ellos lo supiesen, incluso soy de los que creen firmemente que mi fidelidad es muy cara y no todo el mundo la puede comprar.

    Aunque cuando me topo con tipos como A, debo deciros que hay varios, me nacen unas ganas tremendas de hacer el loco.

    Con eso me refiero a superar mi “flema inglesa”, cogerlo de los hombros, empotrarlo contra la pared y desnudarlo sin miramientos. Seguir leyendo

Festival

    La música del festival me ha dejado sordo por un tiempo, mi garganta se resiente de los gritos y el esfuerzo para poder hablar, del polvo del campo y las cantidades ingentes de alcohol no parecen ser un buen compañero de viaje cuando todo ha terminado.

    La primera impresión que me llega al comenzar a sentirme normal es el cansancio, la gente que me rodea grita, soy consciente pero lo escucho muy bajito y las amigas que han ido al festival conmigo son muy pesadas con que les preste atención.

    Mi mente vagabundea ignorando su entorno para superar el estrés del cansancio y las ganas de darle un par de bofetadas a un tío que no para de brincar, sólo por la envidia que me da su energía. Seguir leyendo

Azufre

    Cada día que pasaba era más capaz de controlar mi mente, mi cuerpo y mi energía.

    Un mal olor llamó poderosamente mi atención de golpe y porrazo, una piedra amarilla se materializó en frente del tigre y éste dio un respingo y se puso en mi espalda.

    Era azufre.

    Algo en todas las situaciones que habían llevado a mi despido me resultaban sospechosas, entendía que algo fuera de mi percepción estaba jugando con mi trabajo.

    Por supuesto, el hecho de que mi jefe no hiciese acto de presencia y teniendo en cuenta que dos personas de mi entorno lo conocían, estaba claro que no me resultaba difícil atar cabos. Seguir leyendo

Hot & Sweet I – Todo Nuevo 3

    A la mañana siguiente Hot se encontró sólo en la casa, Uriel le había dejado una nota encima de la caja de cartón más cercana:

    “Buenos días, mi caliente colombiano… Me he tenido que marchar temprano, cosas que hacer, te dejo mi número de teléfono, espero noticias tuyas.

    Un besazo enorme.”

    Gerardo no pensó ni un segundo en lo que había ocurrido el día anterior, era lunes y tenía que arreglarse para el trabajo, así lo hizo, no sin antes apuntar el número dejado y tirar la nota a sabiendas que lo llamaría en el primer momento que tuviese.

    Eso ocurrió a las doce de la mañana.

-“¿Javier?”- Seguir leyendo

Hacedor I – La Presentación 1

    Situémonos en un país cualquiera, su capital es todo lo cosmopolita que puede ser a principios del siglo XXI, eso implica que las personas están por todas partes, se retuercen entre los edificios y viven en casas cada vez más pequeñas, con más cosas acumuladas a su alrededor por el insano consumismo que impera.

    Allí viven un millar de jóvenes, todos ellos sin demasiado futuro por problemas sociopolíticos, de entre ellos vamos a elegir uno muy concreto, se llama Ismael Soria, tiene veintisiete años, hijo único de una familia normal, se trasladó a otra ciudad con la excusa de los estudios pero la verdad es que su ansia de aprender poco tiene que ver con la facultad.

    Empezó Derecho y acabó en Psicología tras dos años de éxito en su primera carrera. Esta en cuarto, tiene un piso en una de las calles céntricas de la capital y la vida le sonríe de forma tímida.

    Trabaja en un bufete de abogados amigos de sus padres que le permite estudiar al mismo tiempo. Su novia se llama Olga, tiene un gato y está deseosa de casarse y formar una familia. Todo esto lo supe después de lo que ocurrió. Seguir leyendo

El Shogun I – Takeshi Miyosi 7

    Cansado de lo que había visto en mi jardín particular, me aventuré a las mazmorras para ver lo que Shota estaba haciéndole Takeshi.

    Para mi sorpresa, me encontré con la mayor tortura que había podido esperar. Ahora mi nuevo e indómito samurái, tenía una argolla en el pene para poder llevarlo de un sitio para otro.

    Se hallaba maniatado de tal manera que si sus manos forzaban o intentaban desatarse, su pene fuese constreñido. Claro que lo impresionante fue lo que escuché medio escondido para entrar a hurtadillas a la sala del espía.

-“Bueno, creo que estás empezando a darte cuenta de lo que has pedido…”- Dijo Shota.

-“Sí, pero ya le he dicho todo lo que sabía.”- La voz quejumbrosa de Takeshi hizo que mi pene volviese a endurecerse. Seguir leyendo

Druidas III – Miguel 6

    El druida que yacía en la piedra se incorporó débilmente, su gesto era ausente y perdido. Miguel lo cogió en brazos sin miramientos y lo puso de pie.

-“Me llamo Miguel, ¿estás bien?”-

-“Sí, creo que sí… ¿Me acaban de acuchillar en el pecho?”- Preguntó el nuevo mirándose el sitio donde antes había un cuchillo.

-“Sí, pero parece que ya estás mejor.”- Respondió Eu sonriendo.

-“Me llamo Roberto y algo me ha atraído a este lugar… ¿Podéis decirme el qué?”-

‘Eres el druida de la guerra, el defensor de este pueblo y tus poderes han aumentado al ser resucitado.’ Contestó Elia ofreciéndole el cuchillo con sus etéreas manos extendidas.

-“Vale, ¿qué significa esto?”- Preguntó Sebas ya un poco molesto. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 7

    El chirriar de una puerta muy pesada y poco utilizada centró la atención del escaso personal allí reunido, seis vampiros y tres tangenciales miraron hacia la rendija oscura que se había abierto detrás de los tronos de los reyes.

    Facundo apareció cargando con un cuerpo semimuerto en brazos. El pelo largo caía en cascada hacia el suelo y era de un vivo color blanco, se parecía mucho a Tildy, pensaron Lucas y Oli al verlos bajar las escaleras muy despacio.

    Sin embargo el espíritu de Isadora estaba casi destruido, su mirada se hallaba perdida en el vacío, miraba sin ver y veía sin estar.

-“¡Oh! Sí, desde ahora Facundo será nuestro intermediario, hará todo lo que le digamos y nadie podrá tocarlo.”- Dijo Lucas jugando con la obsidiana que encajaba perfectamente en la mano del aturdido vampiro.

-“¿Qué va a ser entonces?”- Retomó la conversación Laudiel. Seguir leyendo

Desde Rusia Con Calor I – La Llegada 2

    Aprovechando la ubicación, Lau decidió mear tranquilamente mientras Aleks, apoyado en los extremos de la taza se ponía los pantalones y observaba desde arriba el miembro que iba a tener entre sus manos muy pronto, justo cuando se decidiese.

-“¿Estás bien, Aleks? Pareces un poco pensativo.”- Preguntó Lau terminando con la faena.

-“Sí, es sólo que… Creo que no era consciente de lo que iba a implicar este viaje.”-

-“¿Qué significa eso?”- Seguir leyendo