Dioses V – Facundo E Isadora 8

    Lucas y Olivier pidieron un sitio donde poder hablar con la familia del antiguo vampiro, respetando el protocolo de siglos que se había instaurado durante el reinado de Caín II, el primer rey de la floreciente nación vampírica.

    El sitio elegido fue la casa de Facundo, una de las grandes mansiones y de las pocas que realmente tenían lujos para los humanos, puesto que como su misión consistía tanto en archivar como en guardar y proteger los libros de la historia, cada cierto tiempo raptaba a algún humano y debía tenerlos tranquilos.

    Los sirvientes del escriba prepararon un dormitorio para los tangenciales y trajeron sangre en abundancia para sus hermanos vampiros.

-“Bueno, padres, hermanos… Creo que ya sabéis un poco más de mi situación… Incluso yo se más de mi situación. ¿Qué vais a hacer ahora?”-

-“Tendremos que ver cómo reaccionan los demás ante estos acontecimientos, gracias a vosotros, todo el gobierno se puede haber visto comprometido y las casas ricas querrán venganza.”- Comentó su padre.

-“Eso sin contar las luchas por usurpar los tronos vacantes, el problema de no contar con una comida estable y segura…”- Continuó Oscar.

-“Y que nos van a culpar a nosotros de vuestros asesinatos…”- Puntualizó Isolda con un rictus desagradable.

-“Por no mencionar que yo voy a perder el puesto que ocupo por ser vuestro contacto.”- Finalizó Facundo.

    Todos los vampiros reunidos se giraron a mirar a Lucas y Olivier que se hallaban comiendo unas frutas con claro placer.

-“Bueno, parece que sois conscientes del problema que se os echa encima pero no ponéis notas positivas en el mismo.”- Respondió Lucas.

-“Facundo, tu misión ahora es de importancia capital para los cambios que se avecinan, así que no podrán hacer mucho contra ti, el problema que yo le veo es que debes permanecer en esta montaña para que sepamos todo lo que ocurre.”- Comentó Oli.

-“Claro que ya estamos redactando un comunicado oficial para asegurarnos de ello y que no puedan atacarte de forma directa, lo que te dejará expuesto ante los típicos ardides de palacio.”- Concluyó Lucas.

-“Por otro lado, mi familia…”- Prosiguió Oli. –“Tienen casas en el mundo de los hombres gracias a Oscar e Isolda, ya que las mías no las van a poder ocupar, soy responsable de los humanos que las habitan y no los voy a comprometer por la rabieta de un cazador despechado.”- Su sonrisa era más amenaza que gracia.

-“Y teniendo en cuenta los “graves problemas de comida”, por lo menos tendríais un gran campo de caza.”- Propuso Lucas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s