Rodocrosita

    En un instante, justo después de rechazar la manera manipuladora de intentar atraerme al nuevo trabajo por parte de la responsable de mí despido, fui consciente que me hallaba fuera de la cuna de obsidiana.

    Todas las piedras que formaban mi cielo estrellado, ahora eran parte de mí y quien estaba encerrado en el ámbar eran todos aquellos que abusaban de mí.

    Una luz rosada brotó de mi pecho espiritual y su luz me inundó. La rodocrosita había brotado de manera natural en mi interior.

    Debía afrontar los hechos, los sentimientos, ser consciente y hacerlo con mucho amor.

    Aquello me pudo en un primer instante, la venganza no era el camino que me interesaba, por supuesto que el sentimiento no era negativo, sino más bien un indicativo de por dónde no debía ir.

    Las personas que suelen abusar de otros y que esperan ser obedecidas, tienden a aprovechar esta emoción como manipuladora de focalización, o sea que indican el sentido en el que ellos sienten lo mismo que tú y te utilizan para que lo hagas en su nombre.

    Estaba claro que las presiones a las que me tenían sometido para que mi personalidad no floreciese, ya no daban resultado.

    Pero eso significaba para ellas que mi venganza sería terrible, algo que es cierto aunque con matices…

    ¿Qué es lo peor que se le puede hacer a una persona que cree, quiere y piensa que te controla?

    Ignorarla.

    Ahí tenía varias armas a mí favor, el “secreto” a gritos de mi fácil obediencia jugaba en mi bando, la ignorancia de lo mucho que a mí me cuesta “casarme” con los demás era otro.

    La duda de si en realidad sólo estaba esperando el mejor momento para realizar mi acción y cuál sería me hizo mucho bien.

    De pronto me convertí en el gran desconocido para todos ellos, eso provocó que la realidad empezase a tomar forma de maneras muy sutiles al principio, sin embargo el fin era obvio, cada cosa en su sitio y todos donde deben.

    Sí, habían abusado de mí en múltiples formas, tanto físicas como psíquicas y me habían conseguido doblegar.

    ¿Sabéis que cuando una mujer viola a un hombre éste suele desconectarse de la realidad y perderse en un mundo imaginario y no demasiado feliz?

    Eso lo saben ellas y cuando ocurre, lo aprovechan para hacer que ese niño se quede allí más tiempo, que cuanto menos vuelva indicará que ellas más razón tenían al hacerlo.

    Con eso consiguen muchas cosas, entre otras volvernos dóciles, la rodocrosita me ayudó a asimilar semejante desbarajuste en mi herida psique.

    Hoy sé que la rodocrosita no existió, fue mi empeño, mi voluntad y mi valor los que me hicieron asumir ese hecho, pero en aquél momento yo todo lo veía con mucho amor, aunque tamizado con el odio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s