Animales Domésticos XVIII

    Hoy os toca enteraros de más cosas de Cony, el conejo de mi madre, que en vez de un roedor parece un perrito faldero.

    Si no estás buscando un animal mimoso olvídate de este tipo de mascotas, suelen ser excesivamente pesados y necesitan sentirse muy queridos.

    El problema mayor es que cuando tienes un macho, su amor lo demuestra queriendo amarte profundamente, vamos que como te enganche se desfoga en cualquier parte.

    Puede ser tu brazo, la pierna, la mano o el pie, así que lo mejor es fabricarle una conejita con la que se pueda desahogar tranquilo y te deje en paz. Seguir leyendo