Quere Mal

    Hay un tipo de personas que en mi vida siempre me daban mucho miedo y ahora mismo no son ni remotamente importantes:

    Los egoístas.

    Es el tipo de ser humano que coge sin pedir, aquellos que te roban del alma los mejores pedazos de ti.

    Les da igual si son buenas ideas por tu parte, buenos sentimientos de los que aprovecharse para chuparte hasta la sangre o simplemente ver a alguien con una forma de ser mucho más genial que la suya a quien imitar.

    El caso es que de abundar por todos los rincones de mi existencia, con forma masculina o femenina, han pasado a ser minoría.

    ¿Es una simple cuestión de amor propio? Seguir leyendo