Desde Rusia Con Calor – La Llegada 6

    La mañana amaneció clara como un día cualquiera, Laurent se encontraba en su cama totalmente relajado, los sueños habían sido tranquilos aunque la imagen del hombre en la penumbra se entremezclaba en ellos.

    Marco estaba tumbado sobre el abdomen de su amigo, con las patas abiertas y totalmente repanchingado.

    El humano lo deslizó suavemente por la sábana hasta la cama y se dirigió al baño.

    Una energía envolvente lo rodeaba, sentía un calor intenso y poco natural en su zona de seguridad. No le dio demasiada importancia y siguió con sus hábitos matutinos.

    Ya estando en la ducha, con el agua corriendo y refrescando aquél intenso ardor, escuchó al otro lado de la mampara el ruido inconfundible de un buen uso del retrete.

-“Aleks, si quieres darte una ducha, yo salgo en un momento.”- Dijo Lau con un tono muy normal.

-“Preferiría hablar contigo ahora porque me ha surgido un pequeño problemilla, Lau.”-

    Antes de darle tiempo a responder el joven ruso abrió un poco la mampara y mostró su cuerpo desnudo al anfitrión. El pene erecto subía y bajaba al ritmo de la mirada inquisitiva de Aleks.

    Lau se dio la vuelta por respuesta, su cara mostraba el deseo oculto, sin embargo luchaba por no acceder a la demanda puesto que la situación no era la mejor en su relación actual.

-“Lo siento mucho Aleks, pero tenemos que hablar…”-

    Antes de poder continuar el cuerpo ardiente de un joven amante se pegó al suyo.

    Los brazos fuertes del chico recorrían su torso mientras que la boca besaba su espalda entre los omoplatos, allí donde le llegaba por altura.

    El aroma de la energía de Aleks demostró sin lugar a dudas cuál era el motivo por el que sentía calor al despertar. El deseo del chico lo había sentido en todo su cuerpo.

    Con manos temblorosas, le hizo enseñar el culo, Lau no se creía lo que estaba haciendo ni sintiendo cuando una suave y ardiente caricia le rezó el ano.

    Con delicada pero segura naturalidad Aleks comenzó a frotar su ardiente miembro contra el cuerpo de ese ser que lo tenía totalmente ardiente y sin control.

    Su ansia lo llevó a emitir un rápido empujón a un interior estrecho y poco lubricado.

    Un gemido y un grito muy leve brotaron de la garganta de Lau. No estaba dispuesto a sufrir por estas cosas y no deseaba tener más con alguien incapaz de ser sincero…

    Una nueva embestida con muchísimo tacto resultó en la relajación del recto, la conocida sensación de presión inicial dejó  paso al ya famoso placer por frotación.

    Los cuerpos comenzaron a moverse al unísono, Aleks disfrutaba acariciando las caderas de su amante mientras embestía y sacaba ligeramente su miembro de la estrecha cavidad que lo envolvía.

    Cuanto más disfrutaba Lau, el pene de Aleks más duro se ponía, el calor se volvió un solo ser que los envolvió en una sincera comunión de cuerpos.

    Sin poder remediarlo, Lau cayó de rodillas en la bañera con las manos apoyadas en la pared.

    Había sentido un orgasmo interno muy intenso, al que siguieron unas pequeñas convulsiones de cadera mientras Aleks seguía dentro y muy quieto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s