Horus

Horus: 04 – 08 – 2006 — 10 – 01 – 2012

Mi Osito Polar El Gran Campeón.

Como parece que hay gente desalmada que se cree que esto es una coña, os aviso de una cosa, los hurones soportan los tumores cancerígenos sin que apenas se les note que los tienen hasta que resultan inoperables, si dejan de jugar un poquito, sólo un poco menos de lo normal, estad atentos por favor que Horus habría vivido más si yo hubiese reaccionado un poco antes.

Pensad que son unos campeones y si se les trata bien y se sienten queridos, pueden aguantar lo que sea con tal de estar con vosotros.

Seguir leyendo

Animales Domésticos XVIII

    Hoy os toca enteraros de más cosas de Cony, el conejo de mi madre, que en vez de un roedor parece un perrito faldero.

    Si no estás buscando un animal mimoso olvídate de este tipo de mascotas, suelen ser excesivamente pesados y necesitan sentirse muy queridos.

    El problema mayor es que cuando tienes un macho, su amor lo demuestra queriendo amarte profundamente, vamos que como te enganche se desfoga en cualquier parte.

    Puede ser tu brazo, la pierna, la mano o el pie, así que lo mejor es fabricarle una conejita con la que se pueda desahogar tranquilo y te deje en paz. Seguir leyendo

Animales Domésticos XVII

    Como ya os conté en el capítulo anterior, he ido al veterinario con mis dos hurones.

    Aproveché coyuntura para hacerle una pregunta al buen doctor sobre Horus, que aunque no se había accidentado, me tenía algo preocupado con una inmensa calva desde la cabeza hasta los omóplatos.

    Me confirmó que tiene un pelo muy bonito y muy bien cuidado, pero que el cambio de su malta especial para hurones, y bastante cara la que encuentro, a la de gato y mucho más barata le podía haber provocado la caída del pelo. Seguir leyendo

Animales Domésticos XVI

    Tengo que contaros algo malo que nos ha pasado a Gea y a mí.

    Hace cosa de un mes, nos fuimos los tres a la ducha, normalmente los baño un par de veces al año, justo cuando empiezan a cambiar el pelaje, de verano a invierno o al revés.

    Así que ya es algo normal estar en el cuarto de baño preparando las cosas y que ellos dos revuelvan entre mis pies…

    El último día fue horrible, en casa llevo chanclas para caminar y no me di ni cuenta que enganché a mi rubia entre mis dedos y la chola derecha, con tan mala pata que la lancé por los aires y aterrizó justo donde yo iba a poner el pie… Seguir leyendo

Animales Domésticos XV

    Hoy os quiero presentar a Lyly, la perra de mi primo.

    Quiero que esa última frase la entendáis por sus dos significados, dejando claro que a la cánida la quiero y que mi primo es un amor, pero un poco cabrón. 😉

    Él y su novia Gema nos la trajeron con pocos meses a casa para que mi madre la conociese, algo que es de agradecer porque viven a una hora en metro de nosotros.

    Es un bombón muy dulce la tía. Sabe cómo ganarse a cualquiera con esa mirada lánguida, ese pelo suavecito y su ímpetu por jugar. Seguir leyendo

Animales Domésticos XIV

    El maravilloso mundo de los objetos perdidos.

    Si tenéis algún hurón en casa, no os asustéis si empiezan a desaparecer las cosas, son unos ladrones muy ladinos.

    Cualquier cosita que les llame la atención se la van a llevar, aquí os he puesto una foto testimonio de un robo en mis narices de un paquete de clínex.

    Eso de ser muy curiosos tiene su ventaja y su inconveniente, en mi dormitorio, los cajones son de los que llevan raíles fáciles y no tienen tirador, así que Horus mete las uñas, hace un poco de fuerza y ya lo tiene abierto. Seguir leyendo

Animales Domésticos XIII

    Un comportamiento que he averiguado común a varias especies animales, es el del rey de…

    En la piscina yo jugaba de pequeño en una especie de isla que había en el centro con los demás niños del pueblo, siempre era el ganador el que se quedaba y perdía el que caía al agua.

    Pues descubrí a los dos hurones jugando a eso con la tienda de campaña, el amo se quedaba dentro y el esclavo se contentaba con estar fuera. Seguir leyendo

Animales Domésticos XII

    Una de las cosas que más me gusta tener preparados para ellos son sus hamacas, las de invierno y las de verano.

    Aunque no pasan mucho frío, en los meses de octubre a marzo suele gustarles meterse en sus sacos a dormir y que las luces no les molesten.

    Mientras que el resto del año aborrecen esas cualidades por el calor que notan.

    En los hurones vuelve a notarse la diferencia de sexo y edad.

    Gea fue la primera en entrar por la puerta y es la que manda, cuando tiene calor patea a Horus hasta tirarlo de donde están, salvo que esté muy dormido y sea un peso muerto, que entonces, indignada, se marcha ella después de un bufido al dormilón. Seguir leyendo

Animales Domésticos XI

    Una de las cosas que podéis esperar de estos seres tan geniales que he descubierto, son sus cariños, mimos o como los queráis llamar: “expresiones de amor”.

    Son muy tiernos a la hora de hacerte mimitos y saben que lo mejor es frotar la cabeza contra ti cual gato encariñado, salvo que los felinos te restriegan el cuerpo entero y estos sólo la cabeza.

    Si los pillas muy bien o recién levantados te pueden hacer la croqueta, se rebozan como si fueses un baño de arena y aprovechan para rascarse. Seguir leyendo

Animales Domésticos X

    Hay un rumor infundado que dice que los hurones son patosos, yo no lo veo así, trepan allí donde pueden, investigan todo lo que se les permite y parte de lo que no…

    La única pega es que tienen serios problemas de concentración.

    Lo he visto en muchos de ellos, no sólo en los míos, si se centran en lo que están investigando y en las patas delanteras, lo más probable es que se olviden de las traseras… Seguir leyendo

Animales Domésticos IX

    Llegados a este momento, a mi madre dejó de asustarle los hurones y lo cambió por adoptarlos, mimarlos y fotografiarlos.

    Yo estaba muy cansado de que pasasen frío en invierno, busqué opciones y acabé comprando una especie de saco de dormir en la tienda donde compré a Gea.

    Para ellos fue el gran descubrimiento, desde ese momento no paraban de meterse en ella… Hasta para ocultarse de la luz de la habitación. Seguir leyendo

Animales Domésticos VIII

    Bueno ya os he contado que los hurones tienen mucha personalidad, al principio siempre luchan para ver quién manda en las relaciones. Lo hacen de una manera muy entretenida, imponiendo sus sentimientos a los tuyos y siempre expresando su descontento con la mínima de las cuestiones.

    Gea es la más autoritaria de primeras, en el momento en que hago algo que no le gusta, achina los ojos y me hace una de varias cosas:

  1. Sale corriendo al ordenador y muerde todo lo que sea de goma, normalmente la rueda del ratón que huele a mi mano. Se ha cargado tres.
  2. Baja al suelo corriendo y se hace caca allí donde más me moleste, dejando claro que lo ha hecho a propósito mirándome muy enfadada.
  3. Destrozarme alguna planta que pille si me descuido. Seguir leyendo

Animales Domésticos VII

    La tía T les trajo un regalo a los niños. Una tienda de campaña. El campo de juegos y sus cosas eran cada vez más y mejores para todos.

    El primer día estuvieron jugando los dos y marcando territorio como si con ello pudiesen decidir quién era el rey de la lona. Ganó Gea en un principio, pero Horus es muy grande y cuando la pequeña rubia se había tumbado y establecido su dominio, él descubrió que podía meter la cabeza debajo…

    Así que resultó ser una catapulta para la pequeñaja, que salió disparada cuando aquello empezó a moverse. La pelea acabó en juegos desenfrenados para encontrar la entrada, la que estaba justo pegada al suelo, pero con los nervios ninguno era capaz dar la vuelta a la tienda otra vez. Seguir leyendo

Animales Domésticos VI

    Con la llegada del año nuevo, algo más entró en casa… Horus se hizo un hueco en nuestras cosas. El bebé llegó, vio y venció. La única que mantiene un poco su posición es Gea, que con un par de mordisquitos y tres bufidos hace con él lo que quiere.

    Bueno, este macho de hurón tenía seis meses al aparecer, de eso ya hace cuatro años y sigue igual de juguetón que siempre. Es lo opuesto a la lanzada de mi niña, Horus siempre mira tres veces antes de actuar. Recuerdo que me estuvo estudiando a escondidas durante un año entero. Seguir leyendo

Animales Domésticos V

     Así fue pasando nuestro tiempo y la comunicación era cada vez mayor. Para reyes le regalé un tubo de plástico extensible donde podía meterse y tunelizar lo que quisiese. Cierto, me he saltado la gran discusión: Las plantas de la ventana no son para escarbar y hacer túneles, son par mimarlas por mucho que lo disfrutes. Gea sigue sin entender que cada vez que escarba y tira la tierra a la vecina de abajo, arranca raíces y me machaca las plantas. Seguir leyendo

Animales Domésticos IV

    A partir de aquél momento comenzó una relación estupenda que dura hasta hoy. Al principio nos costó hacernos el uno al otro, hubo un día que se me olvidó darle de comer y ponerle agua fresca… Gea, totalmente indignada y asegurándose que la miraba, metió la pata delantera izquierda en el cacharro del agua, la sacó y seguidamente lo empujó con el morro. Cuando volvió a levantar la cabeza, hizo lo mismo con el de la comida. Ese comportamiento instintivo fue algo que me llegó muy hondo, jamás se me ha vuelto a olvidar, pero ella, por si las moscas, todos los días coge algo de comida y lo esconde en la habitación… Seguir leyendo

Animales Domésticos III

    La llegada a casa fue triunfal… Me encontré a mi madre con dos de sus hermanas. Se me cayó la jaula y a T la caja. La pobre Gea, rebotó dentro y se le oyó hacer un ruidito, algo como una protesta del tipo…”¡Qué pasa por ahí fuera! Me quiero enterar”. Después de saludarnos todos y mi familia protestar por aquello del nuevo inquilino… Mi señora madre va y me dice que los tiene miedo. Yo todavía no salgo de mi estupor, de eso hace cuatro años y hasta ese momento, según ella, adoraba a los animales. Está claro que sólo si eran suyos. Seguir leyendo

Animales Domésticos II

    El viaje de vuelta a casa fue muy lento para mi gusto, estaba emocionado y Gea iba en una caja de cartón, saltando como una desaforada para intentar ver a dónde la llevaban. Mi amiga iba con ella, mientras yo cargaba con la jaula y con todos sus complementos. Tengo que reconocer que el peso no era lo malo, sino el volumen. Yo soy grande, pero no me abarcaban los brazos, lo que para los viandantes fue motivo de risas. Acabé cargando con ello como un saco de patatas y parecía un chulito venido a menos con una sudoración excesiva y un poco patético…

    El momento glorioso fue cuando T, la amiga ésta de la que os hablo, me dice: Seguir leyendo

Animales Domésticos I

      Hace muchos años, tuve un perro encantador y precioso llamado Joy, un bóxer, desde que se murió no había sido feliz del todo, lo echaba de menos y necesitaba algún animal en mi vida. Pero no quería tener que sacarlo a la calle, ni que fuese tan mimoso, esas competencias eran de mi peque. Lo primero que te planteas, es un gato, pero yo tengo una “alergia” mayor que se llama Susana y es mi hermana, ella me la provoca a mí y los gatos a ella. A mí me parece un buen trato, pero vivo con mi madre y se negaba a no poder ver a su hija. Todavía no entiendo muy bien por qué, pero así son las madres. Yo estaba totalmente indignado así que le propuse una iguana, a mi madre eso no le gustó nada, odia a los reptiles. Seguir leyendo