Dioses VI – Sueños III – Isaac

    Una larga escalera se presentaba ante sus ojos. Isaac sabía que debía subir, pero sus piernas no le respondían. Sus músculos temblaban y notaba un calor intenso por todo el cuerpo. Una voz le habló desde lo alto:

-“¿Qué te impide subir?”-

    Era una voz de hombre, una que conocía bien. Miró hacía arriba y vio que le estaba esperando. Sus ojos negros le estaban observando con todo el amor del mundo.

    Una corriente de aire primaveral, el olor del rocío y una sensación de frescor inundó a Isaac. Sus piernas respondieron y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba en lo alto besando cálidamente a Víctor, su amante.

-“¿Dónde estamos, Víctor?”- Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 10

    Facundo recorría su oscura casa nueva, el ruido de su creación se había vuelto sordo y lejano.

-“No deberías darle importancia a estos cambios, vas a ser un privilegiado.”-

    La voz de Laudiel brotó de una esquina del dormitorio principal de la casa.

-“Tu inercia te convirtió en un protegido de Lucas, algo que hiciste de manera voluntaria y siguiendo tu fascinación por lo que habías leído de nosotros.”-

-“¿Estás diciéndome que este agujero en mi mano es únicamente responsabilidad mía? ¿Qué sólo representa mis ganas de un cambio en la vida?”- Respondió indignado el vampiro.

-“El cambio voluntario suele ir acompañado de pequeñas consecuencias o cambios involuntarios, para equilibrar esa situación Oli te dio una casa sin saberlo, sin embargo su compasión es poderosa…”- Laudiel proseguía con su manera de hacer las cosas. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 9

-“Teniendo en cuenta que vuestros cuerpo son mortales y la misión que tenéis, valoráis muy poco al ser humano.”- Dijo Aldana tocándose el pelo distraída.

-“¿Sabéis lo que es vuestra especie para el planeta?”- Preguntó Lucas impertérrito.

-“¿Somos algo a parte de cazadores?”- Respondió la madre de Oli.

-“Sí claro, uno de los sistemas inmunológicos del planeta, una forma de controlar las especies que invaden su cuerpo. Creo que sois algo parecido a los ácaros.”-

    Olivier proseguía comiendo tranquilamente con la cabeza agachada, lo que indicaba su estupor al enterarse de las extrañas noticias. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 8

    Lucas y Olivier pidieron un sitio donde poder hablar con la familia del antiguo vampiro, respetando el protocolo de siglos que se había instaurado durante el reinado de Caín II, el primer rey de la floreciente nación vampírica.

    El sitio elegido fue la casa de Facundo, una de las grandes mansiones y de las pocas que realmente tenían lujos para los humanos, puesto que como su misión consistía tanto en archivar como en guardar y proteger los libros de la historia, cada cierto tiempo raptaba a algún humano y debía tenerlos tranquilos.

    Los sirvientes del escriba prepararon un dormitorio para los tangenciales y trajeron sangre en abundancia para sus hermanos vampiros.

-“Bueno, padres, hermanos… Creo que ya sabéis un poco más de mi situación… Incluso yo se más de mi situación. ¿Qué vais a hacer ahora?”- Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 7

    El chirriar de una puerta muy pesada y poco utilizada centró la atención del escaso personal allí reunido, seis vampiros y tres tangenciales miraron hacia la rendija oscura que se había abierto detrás de los tronos de los reyes.

    Facundo apareció cargando con un cuerpo semimuerto en brazos. El pelo largo caía en cascada hacia el suelo y era de un vivo color blanco, se parecía mucho a Tildy, pensaron Lucas y Oli al verlos bajar las escaleras muy despacio.

    Sin embargo el espíritu de Isadora estaba casi destruido, su mirada se hallaba perdida en el vacío, miraba sin ver y veía sin estar.

-“¡Oh! Sí, desde ahora Facundo será nuestro intermediario, hará todo lo que le digamos y nadie podrá tocarlo.”- Dijo Lucas jugando con la obsidiana que encajaba perfectamente en la mano del aturdido vampiro.

-“¿Qué va a ser entonces?”- Retomó la conversación Laudiel. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 6

    La mano de Facundo resaltaba al tener un agujero en su centro. La capacidad de curación del vampiro no estaba funcionando y se notaba en los bordes cerrados del boquete.

-“¡Es cierto, sois los Tangenciales!”- El escriba estaba anonadado. –“Pero se supone que sois tres.”-

-“Y esos somos”- Las alas de Laudiel sonaron en el centro de la sala.

    Lucas se hallaba sentado en las escaleras al trono jugando con la piedra de obsidiana en las manos y una sonrisa en los labios.

    Olivier, de pie en la sala acercándose a su pareja, tenía la boca abierta.

    Laudiel se hallaba en el centro de la misma, con las alas plegadas a la espalda y una mirada juguetona en todo el rostro. Seguir leyendo

Dioses VI – Facundo E Isadora 5

    Una gran cantidad de gente rodeaba los espacios entre tronos, los había de todos los tipos, sin embargo una persona llamó la atención de Lucas.

    Había una mujer repetida en muchos sitios y cercana a determinados vampiros.

    La información le llegó desde la mente de Olivier, se llamaba Isadora y era una humana inmortal clonada, lo que servía a los dirigentes del pueblo para tener siempre a alguien que les alimentase.

    Sólo los guerreros se aventuraban fuera de los muros o en La Tierra. En ellos recaía la responsabilidad de transformar a otros si era preciso.

    Un aparatoso silencio se alzó a su alrededor, las respiraciones de los vivos resonaban en las paredes de la sala de piedra roja pulida. Seguir leyendo

Dioses VI – Facundo E Isadora 4

-“Mi nombre es Facundo y vengo a por los visitantes.”-

    La voz del recién llegado era melódica hasta el empalagamiento, Lucas sintió una arcada llegarle desde el estómago y Olivier mostraba una cara de desdén como nunca antes le había visto su amante.

    A todo esto, los cuatro miembros de la familia de no muertos estaban quietos como estatuas…

-“Parece que no entendéis lo que significan las palabras… ¿Debo hablar en otro idioma?”- La altivez de Facundo sacó a los dos novios de su trance.

-“Lo que deberías hacer es presentarte en las casas de los demás con un poco más de educación.”- Respondió Lucas sin miramientos. Seguir leyendo

Dioses V – Sueños 3 – Isaac

    Una larga escalera se presentaba ante sus ojos. Isaac sabía que debía subir, pero sus piernas no le respondían. Sus músculos temblaban y notaba un calor intenso por todo el cuerpo. Una voz le habló desde lo alto:

-“¿Qué te impide subir?”-

    Era una voz de hombre, una que conocía bien. Miró hacía arriba y vio que le estaba esperando. Sus ojos negros le estaban observando con todo el amor del mundo.

    Una corriente de aire primaveral, el olor del rocío y una sensación de frescor inundó a Isaac. Sus piernas respondieron y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba en lo alto besando cálidamente a Víctor, su amante.

-“¿Dónde estamos, Víctor?”-

-“En el castillo de un amigo mío.”- Víctor se puso serio.-“Es alguien a quien quiero presentarte.”-

-“¡Esto sí que es una sorpresa!”- Seguir leyendo

Dioses VI – Facundo E Isadora 3

    Olivier estaba con la mosca detrás de la oreja…

    ¿Llevaba demasiado tiempo en el mundo humano o realmente la transformación le había hecho cambiar tanto que ahora veía las cosas de otra manera?

-“Hola, hijo. Nos han avisado de tu visita.”- La voz de Pierre resonó en la estancia.

    Una sola habitación escavada en la roca era lo que se veía a simple vista. Tenía antorchas repartidas cada pocos centímetros, en el centro se hallaba una mesa con todo tipo de frutas y verduras crudas.

-“Sentimos no tener otra cosa, pero los humanos no suelen venir de visita social.”-

    La voz de Alana, la madre de Oli endulzó el ambiente en cuestión de segundos, sus profundos ojos rojos de mirada esquiva conseguían mantener a todo ser vivo concentrado en su persona. Seguir leyendo

Dioses III – Sueños 2 – Pedro

     Un precioso globo blanco. Un enorme y estático balón, flotando sólo en esa inmensidad que es el espacio exterior. Algo enorme que se vuelve pequeño cuando cambias tu prisma.

    ¿Cómo era posible aquello?

    Él era un simple ser humano, no debería tener la capacidad de comprender la magnitud de sus sentimientos ni de sus pensamientos.

    ¿Es posible comprender y asumir la inmensidad?

    Sentirse como una mota de polvo con la habilidad de cambiar el entorno, con la innegable sensación de vacío que ello conlleva y el inevitable escozor en la parte trasera de la cabeza, como si su cerebelo estuviera haciendo horas extras. Seguir leyendo

Dioses VI – Facundo E Isadora 2

    Sin mediar más palabras, Olivier se transformó en vampiro y dio un paso al frente.

    Una línea vertical de luz se dibujó poco a poco, después otra horizontal y por último una tercera vertical hasta formar una puerta. Allí donde todos nos imaginaríamos que habría luz, lo único que se veía era una mancha negra en mitad de la nada. Oli cogió la mano de Lucas y se introdujeron en el rectángulo de oscuridad.

    Una puerta de piedra cincelada de un tamaño gigantesco se materializó en frente de los dos. Oli tocó tres veces en ella y una mirilla se abrió a la altura de su cabeza. No hubo conversación, sólo un par de ojos rojos les vigilaban desde dentro antes de cerrar esa parte y abrir el portalón con suma facilidad y nada de ruido.

    Un gruñido profundo los saludó al entrar y Oli se dirigió decidido hacia el frente. Seguir leyendo

Dioses I – Sueños 1 – Igor

    La mirada vacía de la estatua observaba pesadamente al joven. Su frágil cara de mármol no era enteramente fría. Había un gesto congelado, una mezcla de compasión con desesperanza. Igor analizaba aquella visión.

    Una parte de él sabía que estaba durmiendo, pero otra le decía que aquello era real. Unas fuertes manos le agarraron por las caderas, una barbilla peluda se apoyó en su hombro y una voz grave le susurró al oído:

 -“Es preciosa, ¿verdad?”-

 -“Es triste.”- Respondió el muchacho.

 -“¡Claro!”- Contestó Víctor. -“Ella ve el futuro.”

 -“¿Tan malo es?”-

 -“Depende del cristal por el que se mire.”- Seguir leyendo

Dioses VI – Facundo E Isadora 1

    Lucas se desperezó en la cama, la luz del sol entraba tímidamente por las rendijas de la persiana y su brazo izquierdo se alargó para comprobar si estaba sólo. El sitio de Oli estaba frío y su ausencia consiguió despertar al muchacho.

    Hizo un repaso mental de los acontecimientos del día anterior, las mujeres que lo habían presentado estaban un poco desajustadas a los acontecimientos…

    ¿O era él quien no comprendía algo?

    Se desembarazó de la sábana y se puso las zapatillas dirigiéndose al vestidor donde Oli tenía su ropa. Con todo el follón sus cosas seguían estando en la maleta y no encontraba el sentido a deshacerla si no sabía que iba a pasar o dónde iban a terminar.

    Bajó las escaleras del dúplex y el olor de pan recién tostado le llegó de forma lenta pero intensa según se acercaba a la cocina. Eustaquio, el cocinero para todo, estaba charlando alegremente con Olivier.

-“¡Pues me ha dado mucha alegría, señor! Ahora cocinaré más a menudo y no sólo para el señorito Lucas o sus invitados humanos.”- Dijo el hombre con toda sinceridad. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 10

    La cháchara de Rosa se estaba convirtiendo poco a poco en una molestia para Tildy.

    Entendía a su novia, pero tenía la telepatía descontrolada y lo repetía todo dos veces, primero le llegaba la idea y después lo verbalizaba, con tan mala pata que la pobre albina oía las dos cosas.

-“¿Te importaría dejarme sola un momento, por favor, amor?”- Dijo con voz dulce Tildy.

    La cara de Rosa se transformó en un segundo, de estar alegre y descubriendo un millón de cosas sobre sí misma, a darse cuenta que acababan de evitar gritarle.

-“¡Claro, cómo no!”- Respondió un poco dolida. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 9

    Con la imagen del magma aún en la retina todos volvieron a casa de Oli. Según el oráculo muchas cosas iban a pasar en sus vidas.

-“Tildy y yo deberíamos irnos a casa, tenemos mucho de lo que hablar.”- Dijo Rosa en voz alta.

-“Vale, nosotros estaremos por aquí y espero que sigamos en contacto.”- Respondió Olivier dirigiéndose a la puerta de entrada.

    Las dos muchachas cogieron sus cosas y se despidieron de los dos que aún no habían hablado. Fer y Lucas les dieron dos besos mientras se observaban de reojo.

    Al poco tiempo Olivier volvió al salón y se quitó los zapatos sentándose en el sofá. Miró a los dos y se dio cuenta que estaban con la vista fija en una esquina. Allí sentado en el aire y totalmente desnudo se hallaba Laudiel. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 8

-“Bien, está claro que Tildy pertenece a algún tipo de élite.”- Dijo Fer con una sonrisa en la cara.

-“Eso si en algún momento alguien lo ha dudado.”- Respondió Rosa.

    Los cinco se miraban unos a otros y después al libro. Fernando lo cogió hábilmente entre las manos de Lucas y lo abrió de golpe.

    Todos cerraron los ojos por instinto y se tapaban la cara con las manos. No hubo ningún destello.

-“Bueno, debo ser alguien normal, no se enciende.”-

-“¿Crees que es un aparato eléctrico?”- Preguntó Oli mientras lo cogía abierto de las manos del ojos de gato.

-“¡No…!”- Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 7

-“Vale, aquí hay muchas cosas que no cuadran.”- Intervino Olivier. -“¿Cómo es que Lucas puede ver el aura de Tildy y no la mía o la de los demás?”-

-“No lo sé, ya os he dicho que parece un ojos de gato y no lo es…”- Respondió Fer.

    Todos se miraban los unos a los otros con intriga, allí parecía que Fernando y Rosa eran los únicos que tenían claras las cosas. Lucas y Oli estaban empezando a plantearse que ese gran misterio era el causante del ataque que habían sufrido. Tildy cogió el libro de Laudiel que reposaba en la mesa tranquilamente, esperando encontrar alguna respuesta. Si uno de ellos era para la raza de Fernando… ¿El otro?

    Cuando abrió el libro por la primera página un fulgor blanco apareció en el salón, la luz era tan intensa que les obligó a cerrar los ojos. Instintivamente intentó cerrarlo, pero sus manos no se movieron. Tildy estaba totalmente paralizada de cuello para abajo.

    Fueron abriendo los ojos poco a poco, el brillo estaba desapareciendo y en su lugar se hallaba la imagen de un acantilado, la sensación era embriagadora, hipnotizante, todos los presentes se hallaban extasiados observando el verde campo que se veía en lo alto del precipicio, las olas chocaban contra las rocas y el ruido los llegaba muy nítido. Estaban mirando al frente, sabiendo lo que tenían debajo. Lucas empezó a temblar al acercarse la imagen al borde, Oli lo agarró fuertemente por la cintura y las manos del gato se aferraron a las de su novio, el vértigo lo paralizaba. Seguir leyendo

Dioses IV – Tildy 6

    Fernando comenzó a decirles lo que sabía sobre las historias personales de los cuatro.

    Tildy, al decirle que sentía una gran afinidad por ser los dos entidades del fuego, pero que no sabía con exactitud que ser se suponía que era, se quedó pasmada. Lo que sí tenía claro es su capacidad para controlar este elemento y que debería informarse sobre estos elementales.

    Rosa estaba un poco flipada y Fer, esperó que reaccionara a base de preguntas del tipo: “¿Nunca has probado a recitar hechizos? ¿Has conseguido hacer algo más a parte de leer la mente?” Sus monosílabos no dejaban lugar a dudas, mejor en otro momento.

    De lo que más sabía era de los que ocurría con Olivier. Seguir leyendo