Druidas III – Miguel 10

    Se acercó volando a la rama donde había sido empujado de manera vil y retorcida, su gesto era de enfado, pero pudo confirmar que aquello se había preparado para un aterrizaje.

    Joy se hallaba en el nido acurrucado, junto a él estaba un enorme lobo negro con los ojos muy abiertos mirando al casi desnudo Sebas entrar a su casa.

    En el nido olía a carne fresca recién muerta y a sangre. Miguel se incorporó y recuperó la forma humana.

-“He cazado un conejo para tu nuevo acompañante y después de comer se ha quedado dormido como un lirón.”- Dijo Miguel.

-“Joy.”- Contestó Sebastián.

-“¿Perdona?”- Seguir leyendo

Dioses VI – Sueños III – Isaac

    Una larga escalera se presentaba ante sus ojos. Isaac sabía que debía subir, pero sus piernas no le respondían. Sus músculos temblaban y notaba un calor intenso por todo el cuerpo. Una voz le habló desde lo alto:

-“¿Qué te impide subir?”-

    Era una voz de hombre, una que conocía bien. Miró hacía arriba y vio que le estaba esperando. Sus ojos negros le estaban observando con todo el amor del mundo.

    Una corriente de aire primaveral, el olor del rocío y una sensación de frescor inundó a Isaac. Sus piernas respondieron y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba en lo alto besando cálidamente a Víctor, su amante.

-“¿Dónde estamos, Víctor?”- Seguir leyendo

Brujos II – Risla 5

    Dárian sabía que no debía intervenir. Risla tenía que darse cuenta de toda la bondad de su alma, o perderla para siempre.

    Risla-pez volvió a su forma lupina e irrumpió en el castillo por una de las ventanas, seguida de cerca por Dárian.

    Yana, la propietaria de semejante caserón, se hallaba en el centro del patio interior, imponente y peligrosa. Una sonrisa efímera bañaba su gélido rostro, mientras el pelo rubio flotaba en aquél viento de ultratumba.

-“¡Bruja del demonio!”- Rugió Risla. -“Tu muerte se acerca en la forma de un Selenita.”-

-“Espero que en tu próxima vida ensayes mejor tus gritos de rabia, pobre cordera.”-Sonrió Yana. Seguir leyendo

Desde Rusia Con Calor – La Llegada 6

    La mañana amaneció clara como un día cualquiera, Laurent se encontraba en su cama totalmente relajado, los sueños habían sido tranquilos aunque la imagen del hombre en la penumbra se entremezclaba en ellos.

    Marco estaba tumbado sobre el abdomen de su amigo, con las patas abiertas y totalmente repanchingado.

    El humano lo deslizó suavemente por la sábana hasta la cama y se dirigió al baño. Seguir leyendo

Brujos II – Risla 4

    La amigable Nereen, cedió un poco de su agua para que Dárian pudiera preparar el café. Roberto se sentó encima de un mueble de cocina y el chico de Risla  en la mesa de la misma.

-“Bueno Risla, no creas que lo que te ha ocurrido es una maldición, aunque tampoco es una bendición. Perteneces a una raza especial de seres influidos por la luna, tipo el hombre lobo, pero con algunas ventajas. Con un poco de práctica podrás dominarlos y… Depende de tu corazón será para el bien o para el mal.”-

-“Y… ¿Volver a ser humana no es factible?”-

-“¡Hombre!… ¿Teniendo en cuenta que nunca lo has sido del todo?”- Preguntó Roberto mordaz. Seguir leyendo

Accidente III

    La cacofonía de ruidos del entorno me llega nítida y clara. Mucha gente caminando y un olor muy intenso, fácilmente reconocible, me llena la nariz.

    Estoy en un hospital.

    Según abro los ojos la luz me daña. Es una zona de urgencias, he estado demasiadas veces en hospitales para reconocer el ajetreo de las enfermeras, los ATS y los médicos.

    Recupero la memoria poco a poco y me dicen que me van a pasar a visitar los médicos encargados de mi estado.

    Por lo visto me voy a tener que quedar ingresado un par de días para hacerme unas pruebas.

    No tardo mucho en subir a planta, una habitación para mí solo me hace sospechar que algo raro pasa, normalmente estos trámites son mucho más lentos. Seguir leyendo

Ulexita

    Bien, ya sabía la única manera de poder sentir algo y que no supusiese un serio problema para mi salud mental y física.

    Estaba claro que no lo iba a poder hacer de manera inmediata, aquellas cosas siempre llevan su tiempo, hay que meditar y eliminar los obstáculos.

    El hecho de ser consciente me estaba perjudicando en cierta manera, antes sólo debía dejarme llevar y ahora me encontraba al mando, sabiendo lo que tenía que hacer para conseguir mis objetivos pero sin la infraestructura suficiente para ejecutarlos. Seguir leyendo

Brujos II – Risla 3

    Hay un tipo de personas que en mi vida siempre me daban mucho miedo y ahora mismo no son ni remotamente importantes:

    Los egoístas.

    Es el tipo de ser humano que coge sin pedir, aquellos que te roban del alma los mejores pedazos de ti.

    Les da igual si son buenas ideas por tu parte, buenos sentimientos de los que aprovecharse para chuparte hasta la sangre o simplemente ver a alguien con una forma de ser mucho más genial que la suya a quien imitar.

    El caso es que de abundar por todos los rincones de mi existencia, con forma masculina o femenina, han pasado a ser minoría. Seguir leyendo

Hacedor I – La Presentación 4

    Sin desayunar descolgué y llamé al tal David.

-“¿Dígame?”-

-“Hola, buenos días. ¿David?”-

-“Sí. ¿Quién es?”-

-“Me llamo Diego Rodríguez y llamo por una oferta de trabajo que ayer me dio un tal José.”-

-“¡Ah, sí! Dime, dime”-

-“Bueno, me gustaría aceptar la oferta…”-

-“Perfecto, ¿podemos vernos?”-

-“Sí, por supuesto.”-

-“¿Te vendría bien en una hora?”- Seguir leyendo

El Shogun I – Takeshi Miyosi 10

    Llegamos a la parte en que se hallaban los aposentos de mi palacio, en aquella fortaleza subterránea y horadada podían vivir todos y cada uno de mis súbditos sin que las interferencias del exterior nos acosasen continuamente.

    Lo único que debíamos conseguir era el alimento, todo lo demás se podía hacer dentro de la montaña…

    Llamé a Daisuke para que preparase una comida copiosa por nuestros invitados y trajese a su hijo.

    Benjiro era un experto torturador de la más alta disciplina de las cuerdas, era capaza de no hacer daño con ellas y sólo producir placer o colocarlas de tal manera que notases cada pequeña parte de los elementos que componían las ataduras.

    En cuanto llegó le acompañé hasta el “pirata” inglés y le ordené que le sonsacase toda la información que fuera capaz. Seguir leyendo

Druidas III – Miguel 9

-“Eso no pasaría si no hubieses hecho las cosas de la forma que las has hecho.”-

‘Creo que tú inconsciente quiere decirte algo… Hecho: has volado, luego he conseguido mi propósito.’

    Con un simple soplido Elia hizo que Sebas flotase de nuevo en el aire, haciéndole ver la manera de volar sin necesidad de utilizar al cachorrillo que gritaba desesperado…

    Sebas se dio cuenta que el chillido se aproximaba rápidamente hacia su posición, miró hacia arriba y vio al  pobre caer a peso como anteriormente le había pasado a él.

    Sin pensarlo mucho salió disparado hacia arriba con un impulso involuntario y sin conocimiento de dónde le salía. Cuando se acercaba a la altura de su bichejo se dio cuenta que no podía cogerlo de golpe o le rompería todos los huesos. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 10

    Facundo recorría su oscura casa nueva, el ruido de su creación se había vuelto sordo y lejano.

-“No deberías darle importancia a estos cambios, vas a ser un privilegiado.”-

    La voz de Laudiel brotó de una esquina del dormitorio principal de la casa.

-“Tu inercia te convirtió en un protegido de Lucas, algo que hiciste de manera voluntaria y siguiendo tu fascinación por lo que habías leído de nosotros.”-

-“¿Estás diciéndome que este agujero en mi mano es únicamente responsabilidad mía? ¿Qué sólo representa mis ganas de un cambio en la vida?”- Respondió indignado el vampiro.

-“El cambio voluntario suele ir acompañado de pequeñas consecuencias o cambios involuntarios, para equilibrar esa situación Oli te dio una casa sin saberlo, sin embargo su compasión es poderosa…”- Laudiel proseguía con su manera de hacer las cosas. Seguir leyendo

Desde Rusia Con Calor I – La Llegada 5

-“Bueno, a ver si lo entiendo: has venido aquí a vivir, no me has dicho nada, has dejado que te metiese en mí casa después de la conversación del baño y pretendes que me crea que no tienes intenciones ocultas, ¿cierto?”-

-“Bueno… Tengo intenciones ocultas, eso está claro, de hecho pretendía pedirte que nos casásemos para conseguir la nacionalidad…”-

    Las manos de Aleks temblaban tan fuerte que dejó de partir la zanahoria que tenía en la tabla. Seguir leyendo

Brujos II – Risla 2

-“No tengas miedo…muchacho. Este ya  no puede hacernos daño.”- dijo el irónico roble.

-“¿Qué ha pasado, abuelo?”-Respondió Dárian.

    El árbol guardó silencio mientras los ojos del chaval parecieron salirse de sus órbitas. Una masa informe, que parecía haber sido un hombre, se hallaba tirada en el suelo rocoso. Nereen, se elevó en un chorro de agua y cantineó:

-“No sabía de la existencia de humanos sin estructura ósea”-

-“Así es. Sin huesos… no somos humanos.”- Respondió el brujillo con la cara desencajada. Seguir leyendo

Accidente II

    Las dos mujeres y el maquinista empiezan a discutir sobre lo que deberíamos hacer, mi consciencia piensa que no hay opciones, parece que todo está demasiado lejos de nosotros, así que no comprendo los gritos.

    La lógica aplastante de los sucesos nos obliga a acercarnos hasta la valla que rodea las naves y al par de guardias que las protegen.

    Mucho antes de llegar a su altura nos ven caminando de forma débil y errática hacia ellos.

    Me imagino que pensarán que estamos borrachos y nos habremos perdido, pero antes de terminar el paseo un hombre de traje a rayas impoluto sale hasta la puerta del recinto a esperarnos.

    Los cuarenta años los tiene, incluso alguno más, aunque su delgado y elegante cuerpo no provoca una clara relación con su edad, salvo por las canas en el pelo se podría decir que tiene treinta. Seguir leyendo

Pirolusita

    Una pregunta que siempre me asalta cuando estoy cerca de estos seres particulares que odian a los de mi especie, los hombres, por el mero hecho de tener unos genitales diferentes es:

    ¿Cómo diantres pueden utilizar de una manera tan eficaz los buenos sentimientos para dejarte totalmente destrozado?

    En aquél momento no obtuve respuesta, como es natural tuvo que ser una piedra quien me ayudase a entenderlo.

    La Pirolusita llegó para triunfar. Seguir leyendo

Hacedor I – La Presentación 3

-“Para ser justos contigo, este encuentro no ha sido accidental, Diego. Estaba buscando un químico con tu perfil y me ofrecieron venir a observar vuestras entrevistas…”- Comentó José de forma clara y contundente.

    De golpe me encontré cambiando mi actitud de ligar por la seria de entrevistar, mezclada con un poco de indignación justificada por la encerrona.

-“Si estás interesado en un cambio de aires, te dejo aquí las condiciones y la forma de contactar conmigo.”-

    Mientras decía esto el hombre más sexy que me hubiese ofrecido trabajo en la vida, sacó una carpeta de su bolso y me la tendió.

    La guardé rápidamente en el maletín y las puertas del ascensor se abrieron. Estaba demasiado estupefacto para racionalizar mi reacción, así que simplemente huí sin mirar atrás. Seguir leyendo

El Shogun – Takeshi Miyoshi 9

    Ajani era un pirata y un perro malnacido con todos aquellos que se enfrentaban con su tripulación o con él directamente.

    Años antes, su barco naufragó frente a las costas del pueblo que se encuentra en mis dominios y mis súbditos rescataron a los que pudieron.

    Desde aquél momento nuestras vidas se entremezclaron y congeniaron, como ahora mismo, parecía que el mejor lugar del mundo era aquél en el que él se hallaba y que la única manera de sentirme pleno era tenerle dentro.

-“Creo que deberíamos ir al encuentro de mis hombres Bikotoru.”-

-“Me resultaría más fácil y menos placentero si me sacases esa parte tuya que sigue dentro…”- Contesté con pesar.

-“Para estar enamorado de Shota, sigues disfrutando mucho conmigo.”- Comentó Ajani extrayendo su todavía duro pene de mí. Seguir leyendo

Druidas III – Miguel 8

    Al entrar en su nogal, Sebastián tuvo la sensación de que algo había cambiado, no sabía con exactitud el qué pero su columna clamaba por investigar con corrientes eléctricas directas al cerebro.

    Empezó subiendo las escaleras seguido por un, todavía un poco torpe, cachorrillo de grifo. Donde antes se terminaban, ahora seguían ascendiendo en caracol, parecían llegar a la copa del árbol.

    El druida y su nuevo amigo tardaron quince minutos en llegar hasta arriba del todo, allí había una estancia circular con un nido en el centro, el pequeño grifo comenzó a gritar como un poseso y se puso justo dentro.

    Había una abertura semielíptica encima de una gran rama del nogal, las ardillas que compartían casa, se hallaban bastante abajo, guarecidas del voraz apetito de su nuevo compañero de casa.

    Sebastián se asomó fuera y vio que entraba perfectamente, como si fuese una pista de aterrizaje muy pequeña, en el brazo del árbol. Seguir leyendo

Dioses V – Facundo E Isadora 9

-“Teniendo en cuenta que vuestros cuerpo son mortales y la misión que tenéis, valoráis muy poco al ser humano.”- Dijo Aldana tocándose el pelo distraída.

-“¿Sabéis lo que es vuestra especie para el planeta?”- Preguntó Lucas impertérrito.

-“¿Somos algo a parte de cazadores?”- Respondió la madre de Oli.

-“Sí claro, uno de los sistemas inmunológicos del planeta, una forma de controlar las especies que invaden su cuerpo. Creo que sois algo parecido a los ácaros.”-

    Olivier proseguía comiendo tranquilamente con la cabeza agachada, lo que indicaba su estupor al enterarse de las extrañas noticias. Seguir leyendo