Horus

Horus: 04 – 08 – 2006 — 10 – 01 – 2012

Mi Osito Polar El Gran Campeón.

Como parece que hay gente desalmada que se cree que esto es una coña, os aviso de una cosa, los hurones soportan los tumores cancerígenos sin que apenas se les note que los tienen hasta que resultan inoperables, si dejan de jugar un poquito, sólo un poco menos de lo normal, estad atentos por favor que Horus habría vivido más si yo hubiese reaccionado un poco antes.

Pensad que son unos campeones y si se les trata bien y se sienten queridos, pueden aguantar lo que sea con tal de estar con vosotros.

Seguir leyendo

Druidas III – Miguel 10

    Se acercó volando a la rama donde había sido empujado de manera vil y retorcida, su gesto era de enfado, pero pudo confirmar que aquello se había preparado para un aterrizaje.

    Joy se hallaba en el nido acurrucado, junto a él estaba un enorme lobo negro con los ojos muy abiertos mirando al casi desnudo Sebas entrar a su casa.

    En el nido olía a carne fresca recién muerta y a sangre. Miguel se incorporó y recuperó la forma humana.

-“He cazado un conejo para tu nuevo acompañante y después de comer se ha quedado dormido como un lirón.”- Dijo Miguel.

-“Joy.”- Contestó Sebastián.

-“¿Perdona?”- Seguir leyendo

Dioses VI – Sueños III – Isaac

    Una larga escalera se presentaba ante sus ojos. Isaac sabía que debía subir, pero sus piernas no le respondían. Sus músculos temblaban y notaba un calor intenso por todo el cuerpo. Una voz le habló desde lo alto:

-“¿Qué te impide subir?”-

    Era una voz de hombre, una que conocía bien. Miró hacía arriba y vio que le estaba esperando. Sus ojos negros le estaban observando con todo el amor del mundo.

    Una corriente de aire primaveral, el olor del rocío y una sensación de frescor inundó a Isaac. Sus piernas respondieron y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba en lo alto besando cálidamente a Víctor, su amante.

-“¿Dónde estamos, Víctor?”- Seguir leyendo

Brujos II – Risla 5

    Dárian sabía que no debía intervenir. Risla tenía que darse cuenta de toda la bondad de su alma, o perderla para siempre.

    Risla-pez volvió a su forma lupina e irrumpió en el castillo por una de las ventanas, seguida de cerca por Dárian.

    Yana, la propietaria de semejante caserón, se hallaba en el centro del patio interior, imponente y peligrosa. Una sonrisa efímera bañaba su gélido rostro, mientras el pelo rubio flotaba en aquél viento de ultratumba.

-“¡Bruja del demonio!”- Rugió Risla. -“Tu muerte se acerca en la forma de un Selenita.”-

-“Espero que en tu próxima vida ensayes mejor tus gritos de rabia, pobre cordera.”-Sonrió Yana. Seguir leyendo

Desde Rusia Con Calor – La Llegada 6

    La mañana amaneció clara como un día cualquiera, Laurent se encontraba en su cama totalmente relajado, los sueños habían sido tranquilos aunque la imagen del hombre en la penumbra se entremezclaba en ellos.

    Marco estaba tumbado sobre el abdomen de su amigo, con las patas abiertas y totalmente repanchingado.

    El humano lo deslizó suavemente por la sábana hasta la cama y se dirigió al baño. Seguir leyendo

Quere Mal

    Hay un tipo de personas que en mi vida siempre me daban mucho miedo y ahora mismo no son ni remotamente importantes:

    Los egoístas.

    Es el tipo de ser humano que coge sin pedir, aquellos que te roban del alma los mejores pedazos de ti.

    Les da igual si son buenas ideas por tu parte, buenos sentimientos de los que aprovecharse para chuparte hasta la sangre o simplemente ver a alguien con una forma de ser mucho más genial que la suya a quien imitar.

    El caso es que de abundar por todos los rincones de mi existencia, con forma masculina o femenina, han pasado a ser minoría.

    ¿Es una simple cuestión de amor propio? Seguir leyendo

Animales Domésticos XVIII

    Hoy os toca enteraros de más cosas de Cony, el conejo de mi madre, que en vez de un roedor parece un perrito faldero.

    Si no estás buscando un animal mimoso olvídate de este tipo de mascotas, suelen ser excesivamente pesados y necesitan sentirse muy queridos.

    El problema mayor es que cuando tienes un macho, su amor lo demuestra queriendo amarte profundamente, vamos que como te enganche se desfoga en cualquier parte.

    Puede ser tu brazo, la pierna, la mano o el pie, así que lo mejor es fabricarle una conejita con la que se pueda desahogar tranquilo y te deje en paz. Seguir leyendo