Animales Domésticos VI

    Con la llegada del año nuevo, algo más entró en casa… Horus se hizo un hueco en nuestras cosas. El bebé llegó, vio y venció. La única que mantiene un poco su posición es Gea, que con un par de mordisquitos y tres bufidos hace con él lo que quiere.

    Bueno, este macho de hurón tenía seis meses al aparecer, de eso ya hace cuatro años y sigue igual de juguetón que siempre. Es lo opuesto a la lanzada de mi niña, Horus siempre mira tres veces antes de actuar. Recuerdo que me estuvo estudiando a escondidas durante un año entero. Seguir leyendo

Esmeralda

  1. Ámbar
  2. Cuarzo
  3. Amatista
  4. Obsidiana

    Los sueños me envuelven, me elevan y me bajan. Dormir en negro vacío cual ser etéreo que vaga por el cosmos ayuda a recuperarse. Mi cuna de Obsidiana se adapta a mi postura y mi mente se despierta.

    Sigo en la prisión dentro del corazón. Un millar de manos obstruyen mi visión del exterior. Todas se mueven e intentan coger lo que venían a buscar, pero el ámbar ahora es parte de mí y me obedece. Les marca, los contiene y les roba lo que yo le pido. Es el momento de un cambio. Lo nota mi ser consciente y mi alma se rebela contra ese hecho… Es muy pronto, necesito armas.

    Una luz verde asoma por mi periférica visión derecha. Es como una estrella que se acerca o se agrandase despacio. Lleva un ritmo muy lento pero constante. Seguir leyendo

Druidas I – Sebastián 8

    Un chorro de agua fría se estrelló contra la nuca de Sebastián. Tan de improviso lo pilló que dio un ligero brinco en el agua. Niri estaba detrás puesta en jarras esperando que le hiciesen caso.

-“¡Perdón! Tampoco hace falta que me mires con esa cara…”-

    Lucas se vestía en la orilla y los miraba de reojo. Sabía que debía dejarles hacer lo que estaban haciendo con su ex, pero aunque no pensaba intervenir de manera directa, se preocupaba por lo que aquellas ninfas y demás estaban haciendo.

    Sebas se hallaba ya metido en el agua y nadando. Niri le estaba aconsejando la mejor manera de conseguir que sus agallas saliesen si tocaba el agua con el cuello. La manera consciente de provocar el cambio y de qué manera controlarlo.

-“¿Debo pensar como un pez?”- Preguntó el chico.

-“¿Sabes cómo piensa un pez?”- Respondió la ninfa con cara de sabionda.

-“Sí, piensan algo así como en comida, son muy curiosos y todo les emociona, pero tienen un conocimiento de su entorno bastante interesante. Por no decirte que me sorprende que sean tan alegres.”- Seguir leyendo

Dioses II – Olivier Y Lucas 9

    Lucas convertido en semi-gato, caminaba de un lado al otro. Su cola no podía parar y sus ojos se movían a mucha velocidad… daba la impresión de querer cazar algo cercano y despedazarlo. Laudiel se mantuvo firme en su sitio, apoyado con el culo en la mesa justo en frente de Ale. Sabiendo que no podía decir nada a su amigo, sufría en silencio un terrible dolor de corazón. Lo que para un ángel era una gran herida sin curar. “Las promesas se hacen para cumplirlas”, no paraba de pensar…

    La vuelta a ser humano del muchacho indicó que tenía alguna idea de qué hacer después de aquello.

-“¿Fui obligado a lanzarme el hechizo?”- Preguntó cogiendo la cabeza de la chica sin miramientos.

-“No.”- Respondió ella de sopetón.

-“¿Hay más gente implicada en este caso?”-

-“Infinitas personas.”- La cara de Ale estaba congestionada por el esfuerzo, se notaba que no podía evitar responder pero no entendía nada.

-“¿En qué consiste el hechizo exactamente?”- Seguir leyendo

Animales Domésticos V

     Así fue pasando nuestro tiempo y la comunicación era cada vez mayor. Para reyes le regalé un tubo de plástico extensible donde podía meterse y tunelizar lo que quisiese. Cierto, me he saltado la gran discusión: Las plantas de la ventana no son para escarbar y hacer túneles, son par mimarlas por mucho que lo disfrutes. Gea sigue sin entender que cada vez que escarba y tira la tierra a la vecina de abajo, arranca raíces y me machaca las plantas. Seguir leyendo

El Lago De Los Cisnes Sin Plumas

    Este fin de semana lo he flipado en colores. A mi madre y a mí nos gustan mucho la danza y por consiguiente, aunque no implícito, las películas y series donde se pueden ver coreografías y gente haciendo cosas increíbles.

    A lo largo de estas semanas nos hemos visto tres películas de baile: Ritmo Salvaje, donde la muerte de el hermano del protagonista genera la acción, Step Up – Bailando, donde un chaval con pocos medios consigue entrar en una escuela de danza de la manera más insospechada, pero nada original y Street Dance, donde se compara, habla y fusiona el ballet clásico con la danza callejera (que digo yo que los ingleses no han debido oír la expresión “baile moderno”, pero bueno). Seguir leyendo

Obsidiana

  1. Ámbar
  2. Cuarzo
  3. Amatista

    Vestido solamente con el albornoz me condujeron hasta un jardín hecho de cuarzo, la fuente era trasparente, igual que el líquido que movía. Lo que resultaba curioso es que solamente eras consciente por las ondulaciones creadas sobre el fondo negro.

    Me dejo llevar en un estado de lucidez inconmensurable, todo está preparado y ya solo queda esperar. El tiempo ya no importaba, así que ha dejado de preocuparme.

    Llegamos a un punto cualquiera del bello parque, allí donde el negro se hace más fuerte y una mano espectral mueve la masa que se halla frente a mí. No encuentro ningún sentido a lo que veo, es cómo si moviesen el aire, como si no hubiese nada delante que fuese remarcable. Me quitan el ropaje como si se tratase de un rey digno de un pueblo sabio. Mi cara se sonroja hasta siendo un espíritu y la dejo caer hacia delante con vergüenza. Seguir leyendo

Druidas I – Sebastián 7

    Sebastián no podía parar de llorar y aunque habían entrado en casa y se hallaban en la cocina, Lucas y Olivier no pronunciaban palabra. Todo ese chismorreo que se habían traído en la entrada, cesó en el momento en que descubrieron lo que realmente sentía su amigo.

    Lo que Sebas no entendía era que los dos amantes estaban hablando mentalmente:

-“¿Crees qué podremos ayudarlo?”- Preguntó Lucas.

-“No debería haber ningún problema…”-

-“Ya, pero no recuerdo haber visto a nadie llorar tanto.”-

-“Eso es porque  eres pequeño.”- Medio sonrió Olivier. Seguir leyendo

Dioses II – Olivier Y Lucas 8

    Caminaron por unos pasillos tan anchos como una casa, subieron escaleras, las bajaron y después de lo que a Lucas le parecieron mil años, consiguieron llegar  a una puerta de madera negra donde se encontraba su nombre impreso en ella. Laudiel colocó su mano en el picaporte y exhaló un pequeño ruido entre los dientes. La madera chasqueó y se deslizó hacia dentro.

    Lo que había en su interior estaba pobremente iluminado, con algún candelabro que otro a lo largo de unas mesas sencillas y sin adornos. En las paredes colgaban trapos que se movían por sí solos de vez en cuando. Debajo de cada uno de ellos había una placa que brillaba con luz interna, todas ellas parecían reclamar la atención de los recién llegados. Seguir leyendo

B. I

    Hay gente en mi vida que debería aprender a decir que sí. Es algo muy sano y más si yo estoy implicado. Me refiero a ti, sí a ti. No entiendo porque me sigues negando las evidencias, lo mejor sería que aceptaras los hechos, quedásemos un día y te desnudases para mí.

    Entiendo que no tengas huevos, seas un poco cobarde y resulte más sencillo esperar a que los demás diéramos el paso… Creo que ya deberías saber que no va a ocurrir. Por no hablar que me encanta tenerte picado totalmente, intentando encontrar la manera de conseguirme de forma pasiva.

    No soy celoso, me da igual el tiempo que pase y lo mucho que me ignores. Sé que estoy en tus pensamientos y sabes que tú lo estás en los míos. Sólo te digo que, mientras, me entretengo.

Seguir leyendo

Amatista

  1. Ámbar
  2. Cuarzo

    Una puerta morada se halla frente a mí. La voz ha dejado de interrogarme. Estoy con sus súbditos o con las partes de él que se encargan de gente como yo. Mis peticiones serán atendidas y formalizadas. Las condiciones aceptables.

    Me explican que para conseguir mis propósitos debo permanecer en el rayo morado. No entiendo lo que significa, pero sé lo que conlleva. La puerta se abre y entro sin dilación. No oigo la cerradura, no escucho nada más allá de mis propios pensamientos. La negatividad y el dolor se intensifican hasta parecer ocupar todo el espectro de mi ser…

    Vuelvo a no sentir el paso del tiempo. Seguir leyendo

S.A. III

    El otro que dice dignamente que no va a ocurrir nada entre nosotros… Deberías disfrutar menos cuando te toco, cuando me quedo contigo y cuando no sabes si lo que te digo es en serio o no. Entiendo que resulte fácil ser mi amigo, pero no deberías ponerte celoso (aunque disimulas bien, te lo noto). Si sigo viendo que no te arriesgas, dejarás de interesarme. Entonces todo tu esfuerzo por controlarte no te habrá servido de nada. Lánzate al río y confiésate conmigo, ya sabes que puedo ser muy ardiente. Seguir leyendo

Durias III

    Muchas gracias por lo de ayer, fue increíble. Deberíais saber que tengo un amigo estupendo en este chaval, ya no tan jovencito como nos pasa al resto, que nos conservamos mejor, ;). Es una de esas personas que resultan agradables de tener cerca. Se habló largo y tendido, se arregló la situación y hubo más que meros propósitos.

    No recordaba yo algo tan gordo y sin embargo fue maravilloso. 🙂 Debo confesar que me pasé el trayecto de vuelta en una nube. Se resolvió lo que se tenía que resolver… Aunque yo no terminé de relajarme del todo, espero que la siguiente vez ya pueda tener claras las ideas sobre lo que eres capaz de hacer. Hubo una frase que me encantó, no te digo nada y lo hago. Seguir leyendo

Cuarzo

  1. Ámbar   

    Me siento como si no pasase el tiempo, hecho un ovillo me adormezco en un sueño naranja que hace sentir mal. Lo que debería ser caliente y acogedor te ata y obliga a no moverte. La frialdad quema, pero… ¿Cómo abrasas un alma?  Escucho ecos lejanos de voces distorsionadas pidiendo cosas. Todos quieren algo mío, pero en vez de darme algo a cambio, comienzan a exigir. No puedo evitar ir consumiéndome. La fuerza que me retiene me obliga a obedecer.

    En el preciso momento en que pienso que mi alma muere, un rayo blanco atraviesa mi crisálida ambarina. Poco a poco se ensancha y una mano huesuda con muy poco pellejo se acerca a mi brazo.

    Sin mediar palabra alguna soy conectado a mi cuerpo físico… No puedo mover nada salvo los ojos, me encuentro en mi cama, un millar de anzuelos enganchan mi ser por cada poro de la piel, el dolor es indescriptible… Seguir leyendo

Como Colón, Con Peluca Y Sin Rumbo

    La vida está llena de prejuicios… ¡Bien, ya sé que no he descubierto América ni soy Cristóbal Colón! Pero sí estoy harto de ellos y de la gente que para colmo, no solamente los tiene, sino que también los utiliza para decirle a los demás lo que deben hacer. Es gente que impone su moralidad, personalidad e ideas sobre los demás o por lo menos lo intentan.

    Yo estoy cansado de luchar por algo que ni siquiera comparto. Si tienes algún problemilla con los gays, no te los acerques, si te crees superior, rodéate de gente que se sienta inferior y si deseas el mal a alguien de tu entorno, procura que lo sepa o que no lo descubra jamás. Pero procura no subestimar al contrario.

    Reconozco que siempre me ha pasado. En mi familia siempre se han creído que estaba por debajo de los demás porque se sentían inferiores cuando hablábamos y como ya tengo un primo que es disminuido psíquico y físico… Pues me añadieron a esa etiqueta. Lo peor es que me pasaba en el colegio, por homosexual, por gordo… ¡Daba igual, lo importante era machacar al que sobresalía! Supongo que por eso aborrezco la iglesia católica, fueron los primeros. Seguir leyendo